Los cerebros artificiales podrían imitar las redes neuronales biológicas y hacer que los robots sean más inteligentes

0
69

Los recientes avances en robótica han hecho posible realizar tareas complejas que antes eran riesgosas para los trabajadores humanos. No es de extrañar que los robots estén ganando un interés sin precedentes a medida que las empresas buscan ofrecer una experiencia perfecta al cliente. 

Los robots de hoy también son capaces de tomar una lata de refresco o cocinar alimentos de la misma manera que lo hacen los humanos. Sin embargo, tienen mucho que aprender, ya que necesitan localizar un objeto, inferir su forma, determinar la cantidad correcta de fuerza y ​​sostener el objeto sin dejar que se resbale. Para realizar estas tareas con precisión, los robots necesitan un extraordinario sentido del tacto equivalente a la piel humana.

De esta manera, un equipo de científicos informáticos e ingenieros de materiales de la Universidad Nacional de Singapur ha desarrollado recientemente un   sistema cerebral artificial integrado sensorial . 

 

El sistema imita las redes neuronales biológicas y puede ejecutarse en un procesador neuromórfico de bajo consumo, como el chip Loihi de Intel. El sistema también asimila la piel artificial y los sensores de visión que pueden equipar a un robot con la capacidad de sacar conclusiones precisas sobre un objeto que agarra basándose en los datos capturados por los sensores de visión y tacto en tiempo real.

Dado que el campo de la manipulación robótica ha progresado mucho en los últimos años, la fusión de la información visual y táctil para proporcionar una respuesta altamente precisa en milisegundos sigue siendo un desafío tecnológico, según el profesor asistente Benjamin Tee del Departamento de Ciencia e Ingeniería de Materiales de NUS. Dijo: “Nuestro trabajo reciente combina nuestras pieles electrónicas ultrarrápidas y nuestro sistema nervioso con las últimas innovaciones en detección de visión e IA para robots para que puedan volverse más inteligentes e intuitivos en las interacciones físicas”.

Habilitar el sentido del tacto en robótica

Al igual que los humanos, los investigadores hoy en día están explorando para habilitar el sentido del tacto para los robots. Mientras tanto, en los últimos años se ha producido un gran avance hacia ella. Para el nuevo sistema robótico, los investigadores de NUS construyeron  Asynchronous Coded Electronic Skin  (ACES), una piel artificial avanzada, en 2019. La piel tiene una capacidad de respuesta ultra alta y robustez al daño y se puede combinar con cualquier tipo de capas de piel de sensor para funcionar. efectivamente como una piel electrónica.

Dirigido por Asst Prof Tee, ACES se compone de una red de sensores conectados a través de un solo conductor eléctrico y varía de las pieles electrónicas actuales que tienen sistemas de cableado interconectados que pueden hacerlos sensibles a los daños e intrincados para escalar. Este novedoso sensor detecta el tacto más de 1.000 veces más rápido que el sistema nervioso sensorial humano. Además, puede detectar la forma, textura y dureza de un objeto 10 veces más rápido que un abrir y cerrar de ojos. ACES es capaz de adaptarse y puede permanecer funcional después de daños físicos en gran parte gracias a sus todos los sensores que se pueden conectar a un conductor eléctrico común con cada sensor funcionando de forma independiente.

Además, los científicos de todo el mundo también están explorando formas de dar a los robots un sentido del tacto similar al humano. En un estudio publicado en la revista Science Robotics, los científicos de Stanford desarrollaron un guante electrónico que comprende sensores que podrían dar a las manos robóticas el sentido del tacto y la destreza similares a los humanos. Según los investigadores, los sensores en las yemas de los dedos del guante miden al mismo tiempo la intensidad y la dirección de la presión, dos cualidades esenciales para lograr la destreza manual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí