La solución al problema de la energía: Van a cavar un pozo de 20 km para demostrarlo

6

La energía: Crisis global. Para los responsables de Quaise Energy, la solución a nuestros problemas energéticos han estado bajo nosotros todo este tiempo.

Su intención es la de cavar pozos de entre 3 y 20 km de profundidad para acceder a una fuente de energía geotérmica que sobre el papel es realmente prometedora.

energía
La energía geotérmica puede ser la solución

La propuesta de esta empresa no es nueva, pero ellos quieren llevarla más lejos —o más profundo— que nadie, y acaban de recibir una inversión de capital que les ayudará a avanzar en su proyecto. Hay mucha expectación, sobre todo teniendo en cuenta que la energía geotérmica ha ocupado durante años un discreto segundo plano frente al resto de renovables.

La energía geotérmica quiere tener su oportunidad

Las ventajas, desde luego, son aparentes. Para empezar, el paisaje apenas se ve modificado por estas instalaciones: nada de grandes parques eólicos o solares: la central geotérmica ocupa poca superficie,  lo que es una fracción de lo que plantean otras renovables.

energía
Planta de energía geotérmica

 

En Quaise Energy —una empresa que se creó a partir de proyectos de investigación en el MIT— han desarrollado un nuevo sistema de perforación que según ellos permite cavar a mayor profundidad que nada que hayamos visto hasta ahora.

El método consiste en el uso de los llamados girotrones, unos tubos de vacío que emiten radiación de microondas de alta frecuencia y alta potencia. Con ellos es potencialmente posible acceder a niveles de profundidad que pueden llegar a los 20 kilómetros y alcanzar capas de la tierra que están a 500 ºC de temperatura.

energía
Energía geotérmica en su estado puro y sin aprovechar

Hoy en día la producción de energía geotérmica es muy pobre respecto a sus rivales: en Estados Unidos representa un 0,4% del total, y es el país que más apuesta por este tipo de energía.

Las Plantas de Energía Geotérmica

Las plantas geotérmicas actuales están situadas allí donde las capas calientes están más cerca de la superficie —como fallas tectónicas activas— pero sería fantástico poder acceder a esas capas en cualquier lugar del mundo, algo que esta empresa quiere facilitar.

Las inversiones recibidas por Quaise les permitirán desarrollar prototipos en los próximos años, y esperan que en 2028 las plantas de energía basadas en carbón puedan reconvertirse en plantas geotérmicas. El proceso de perforación puede llevar meses, pero una vez completado esa fuente de energía podría ser inagotable para la región en la que se realiza.

La energía geotérmica es una energía renovable​ que se obtiene mediante el aprovechamiento del calor del interior de la Tierra que se transmite a través de los cuerpos de roca caliente o conducción y convección, donde se suscitan procesos de interacción de agua subterránea y rocas, dando origen a los sistemas geotérmicos.

El término «geotérmico» viene del griego geo («Tierra»), y thermos («calor»); literalmente «calor de la Tierra».

El interior de la Tierra está caliente y la temperatura aumenta con la profundidad. Las capas profundas están a temperaturas elevadas y, a menudo, a esa profundidad hay capas freáticas en las que se calienta el agua: al ascender, el agua caliente o el vapor producen manifestaciones en la superficie, como los géiseres o las fuentes termales, utilizadas para baños desde la antigüedad.

Puede considerarse que hay cuatro tipos de yacimientos geotérmicos, que se podrían llamar:

  • De agua caliente
  • Secos
  • Géiseres
  • Vapor seco

Energía: Clasificación según la temperatura del agua

  • Energía geotérmica de alta temperatura. La energía geotérmica de alta temperatura existe en las zonas activas de la corteza. Esta temperatura está comprendida entre 150 y 400°C, se produce vapor en la superficie y mediante una turbina, genera electricidad. Se requieren varias condiciones para que se dé la posibilidad de existencia de un campo geotérmico: una capa superior compuesta por una cobertura de rocas impermeables;3​ un acuífero, o depósito, de permeabilidad elevada, entre 0,3 y 2 km de profundidad; suelo fracturado que permite una circulación de fluidos por convección, y por lo tanto la trasferencia de calor de la fuente a la superficie, y una fuente de calor magmático, entre 3 y 15 km de profundidad, a 500-600 °C. La explotación de un campo de estas características se hace por medio de perforaciones según técnicas casi idénticas a las de la extracción del petróleo.
  • Energía geotérmica de temperaturas medias. La energía geotérmica de temperaturas medias es aquella en que los fluidos de los acuíferos están a temperaturas menos elevadas, normalmente entre 70 y 150 °C. Por consiguiente, la conversión vapor-electricidad se realiza con un rendimiento menor, y debe explotarse por medio de un fluido volátil. Estas fuentes permiten explotar pequeñas centrales eléctricas, pero el mejor aprovechamiento puede hacerse mediante sistemas urbanos de reparto de calor para su uso en calefacción y en refrigeración (mediante máquinas de absorción).
  • Energía geotérmica de baja temperatura. La energía geotérmica de temperaturas bajas es aprovechable en zonas más amplias que las anteriores; por ejemplo, en todas las cuencas sedimentarias. Es debida al gradiente geotérmico. Los fluidos están a temperaturas de 50 a 70 °C.
  • Energía geotérmica de muy baja temperatura. La energía geotérmica de muy baja temperatura se considera cuando los fluidos se calientan a temperaturas comprendidas entre 20 y 50 °C. Esta energía se utiliza para necesidades domésticas, urbanas o agrícolas, como la climatización geotérmica (bomba de calor geotérmica).

Las fronteras entre los diferentes tipos de energías geotérmicas es arbitraria; si se trata de producir electricidad con un rendimiento aceptable la temperatura mínima está entre 120 y 180 °C, pero las fuentes de temperatura más baja son muy apropiadas para los sistemas de calefacción urbana y rural.

Visita sistemasgeniales.com para encontrar más publicaciones interesantes en el mundo tecnológico.